20 diciembre 2006

Promesas mínimas


Lo prometió cuando ejercía el liderazgo del PSOE en la oposición. Zapatero dijo que jamás un Gobierno socialista permitiría que el Estado español tuviera superávit. Ésta, junto a la reforma de la Constitución a la que el Presidente ha renunciado, parece que son las dos grandes promesas incumplidas de nuestro Gobierno.

Esta misma semana se anunciaba que el superávit es de 21.951 millones de euros, el 2,26% del PIB, nada menos. A priori parece una buena noticia pero, como Zapatero hubiera dicho en el pasado, es intolerable que un Gobierno permita superávit cuando hay demandas sociales aún por cubrir. Por ejemplo, el salario mínimo interprofesional.

Según ha anunciado hoy mismo el secretario general de Empleo, el salario mínimo subirá en 2007 el 5,5 por ciento, hasta situarse en 570,6 euros. Además de ser un dato muy inferior al de nuestros vecinos europeos, la cifra se acerca muy ligeramente a otra de las promesas del Presidente socialista, los 600 euros al final de la legislatura.

Si la economía española fuera mal, sería comprensible el lento ascenso del salario (una media de 30 euros anuales), pero con un superávit de 22.000 euros, los 570 rozan el insulto (propio de políticos mínimos interprofesionales).

1 comentario:

ayla dijo...

"Es intolerable que un Gobierno permita superávit cuando hay demandas sociales aún por cubrir" lo dice todo.

A Zapatero se le podían ocurrir algunos destinos para el dinero público "que sobra", atendiendo al último barómetro del CIS: paro e inmigración son nuestras mayores preocupaciones. ¡A crear (buen) trabajo para españoles y foráneos!