18 diciembre 2006

Topicazo real


Hoy vengo a demostrar la falsedad de uno de los grandes tópicos que achacan a España. No hablaré ni de nuestra supuesta vagancia ni de esa idea que hay en el exterior de que los españoles son morenos guitarristas o toreros y las españolas, exhuberantes bailaoras de flamenco.

La tradición monárquica española es concocida sobradamente y quienes tengan alguna duda pueden echar un vistazo a nuestra Historia. Tras el periodo republicano-franquista y ya inmersos en plena transición a la democracia, comenzó a circular la falacia de que la ciudadanía española no es monarquica, es juancarlista (no le faltarán argumentos a quien así se sienta, dado el papel relevante del monarca).

En caso de que esto fuera cierto, que el personal aprecia a Juan Carlos pero no la Corna, no sería comprensible la gran popularidad de la que gozan la Familia Real y cada uno de sus miembros. Una prueba de esa desmesurada aprobación social es la Nancy Leonor.

La Real (real) muñeca pesa 2,5 kilos, mide medio metro y cuesta la friolera de más de diez mil pelas. El precio a los españoles, en cambio, parece que nos trae sin cuidado porque la empresa alicantina que las fabrica se ha quedado sin existencias antes de Navidad.

Vivir para ver

4 comentarios:

Myriam dijo...

AAAy Snorkel, Snorkel... a las niñas siempre nos ha gustado jugar con princesitas!!! Antes te las tenías que imaginar, rubia, con trenzas, etc. Ahora ya tenemos a Leonor y sólo hay que hacer muñecas a su imagen y semejanza.

Que de pequeñitas nos gusten los castillos y las princesas, no significa que, de mayores, todas seamos monárquicas.

David Álvarez dijo...

Del merchandising Leonor a mí me gusta sobre todo la foto de la niña coja que han elegido sus padres como felicitación navideña. Ese photoshop... Creo que este año tampoco les ha llegado el manual.

Snorkel dijo...

¡Qué vergüenza! Después de las críticas del año pasado, van y cometen el mismo error. ¡Con lo fácil que es hacer una foto y hacerle retoquillos con el Photoshop!

Chapuzas indecentes

ayla dijo...

El problema es que alguien compre esa horterada de muñecas. ¿La próxima, una hinchable de Leti?