11 agosto 2006

Logaritmos neperianos y demás

A simple vista, las matemáticas tienen bastante poco que ver con la naturaleza y el arte. Por mucho que uno se esfuerce, parece imposible encontrar un punto en común. Sin embargo, todos aquellos que, por desgracia o por fortuna, hayan tenido cerca un matemático, habrán tenido la oportunidad de comprobar la existencia de esa curiosa relación.

Las matemáticas son fascinantes, o eso dicen los matemáticos. Yo no los soy pero confieso que, a pesar de las amargas tardes de estudio que me dieron en BUP y COU, la ciencia exacta ofrece curiosidades dignas de admiración. Quien las quiera descubrir tendrá que viajar a Madrid.

La capital española será proximamente cita para calculadoras humanas. Del 22 al 30 de agosto se celebra el Internacional Congreso of Mathematicians Madrid 2006, consulte con su farmaceútico si está interesado. Como avanzadilla, el escultor nipón Keizo Ushio está desarrollando desde hoy en la madrileña calle Serrano una escultura geométrica que podrá evocar, según el ángulo desde el que se observe, el signo del infinito.

¿Te atreves?

1 comentario:

Myriam dijo...

Pues en la foto de la derecha, desde ese ángulo, lo que parece es una caca de esas de plásticos pero en tamaño gigante.