14 agosto 2006

Fidel Gila, al habla


Después del 'Aló Presidente' del venezolano Chávez, muchos creíamos que no volveríamos a ver algo tan esperpéntico en largo tiempo. Pero Latinoamérica nos vuelve a sorprender. El Comandante en Jefe cubano, como le gusta llamar Miguel Ángel Moratinos al dictador comunista, ha vuelto a hacer gala de su don de gentes (por llamarlo de alguna manera).

En Europa, el uno de agosto desayunamos con la noticia de que Castro “delegaba provisionalmente la Presidencia del Gobierno en su hermano Raúl”. Tras dos semanas de rumores y bromas sobre su muerte, llega la confirmación de que el octogenario bolchevique sigue en pie de guerra. Pero esta vez algo ha cambiado; no todo sigue igual.

El dictador regresa con sentido del humor, con más sentido del humor, si cabe. Una cosa es que el comunismo cubano dé risa (o incluso el concepto del comunismo en abstracto), y otra es que Castro sea lo más parecido a una nueva estrella de la Paramount Comedy, al más puro estilo amateur de Alfredo Urdaci. Pero lo importante no es hacer reir, sino tener una fiel audiencia que, tras largos años de "revolución", no da visos de haber perdido el "sentido del humor".


El anciano Fidel vuelve a ser víctima de su propio patetismo

1 comentario:

Myriam dijo...

A mi me mola el chándal XD
¿Qué pasa, nen?