05 diciembre 2007

Ni el tato


El fracaso evidente de la concentración de ayer en Madrid, que convocaron TODOS los partidos y que apenas logró reunir 5000 personas (tomando como referencia la cifra del Manifiestómetro), es atribuido en El País a que no fuera secundado por la AVT y la COPE. Esto y otros ataques dignos de ser leídos han desatado la ira del que muchos llaman 'talibán de las ondas', Jiménez Losantos , quien en el informativo de las 8 de la mañana de hoy ha cargado contra el diario de Prisa con una especial contundencia:

"Hoy en El País una sarta de insultos, atrocidades, contra la AVT, contra la COPE en general y contra mi en particular porque no hemos colaborado a lavarle la cara a Zapatero. Moreno, ¿te has creído que somos imbéciles?"

Pero ahí no acaba todo:

"A mi, cada vez que me insulta El País me da una gran alegría porque eso demuestra que les hacemos daño. Como son el imperio del mal, me divierte. Mira Moreno, cuando tengas capacidad para llenar la escalera de tu casa, convocas una manifestación. ¡Qué payasos son, Dios mío!"

Sea o no responsabilidad de la AVT y la COPE la baja participación de ayer, lo que ha quedado demostrado es que la gente está hastiada de manifestaciones, de lemas, de comunicados y de la lucha entre los partidos en general. La de ayer es la prueba palmaria del desafecto de la ciudadanía a la política española y lo grave es que se escenifique en el rechazo al totalitarismo del terrorismo de ETA.

Una pena.

2 comentarios:

Carlos el rojo dijo...

A lo mejor la gente de lo que está (estamos) hasta los mismísimos huevos es de que los políticos se adjudiquen los éxitos de las manifestaciones.

Aquí el pueblo poco o nada importa, sólo si nos da la razón. Ese es su lema. Ascazo de gente la hostia.

Corleone dijo...

Lo que creo es que los políticos tampoco tenían muchas ganas de hacer una concentración conjunta y de que la gente fuera, porque sino no se entiende que la convoquen un martes, 4 de diciembre, de noche, con el frío que hacía, con la gente trabajando o recogiendo a los niños del colegio. Estoy convencido de que si se hubiera hecho un sábado a las seis de la tarde, y además los partidos hubieran movilizado un poco a su gente, más personas hubieran gritado Por la Libertad, Por la derrota de ETA.