14 febrero 2007

Ulises


Uno de los más sorprendentes descubrimientos de Fogonazos fue el que nos brindó el pasado 11 de febrero sobre el acuario Churaumi de Okinawa, "uno de los pocos donde se puede ver a tres tiburones ballena". Esta impresionante instalación, además de hacer las delicias de cualquier acuarista (entre los que me incluyo), me ha remontado hasta mi infancia, hasta el día en que conocí a Ulises.

No tendría más de 8 años cuando visité por segunda vez el Zoo de Barcelona. Allí, en el «Aquarama», vivía Ulises, una orca capturada en Islandia en 1980 que compartía estanque con un delfín llamado Nereida. Fue algo fascinante que nunca olvidaré.


Ulises pasó sus primeros dos años de cautiverio en el «Rioleón Safari» de Albinyana (Tarragona) y los doce siguientes en el Zoo de Barcelona. En 1994, sin embargo, tuvo que abandonar la Ciudad Condal para trasladarse al «Sea World» de San Diego, donde le esperaba una piscina cuatro veces más grande y lo más importante, una hembra (Kasatka) seleccionada para que Ulises tuviera descendencia, aunque 13 años después no haya abandonado aún el celibato.

La emblemática orca abandonó Aquarama el 9 de febrero de 1994 y los más optimistas afirmaron que regresaría a Barcelona en apenas dos años, cuando estuviera construido un nuevo parque marino en la desembocadura del río Besòs. La cesión tenía como fecha límite el año 1998 pero la ampliación del zoológico nunca se llevó a cabo y muchos de los niños que aquel 30 de enero del 94 despidieron a Ulises en su último espectáculo, hoy algo más creciditos, se preguntan cuándo regresará la ballena.

Más fotos de Ulises en orcahome.de

1 comentario:

jaz1 dijo...

y casi se lloro eh¡¡¡¡¡¡¡ jajajajajaja