11 diciembre 2006

Golpe de efecto


Este mediodía las tertulias de análisis político de las televisiones tratan sin excepción la (tan esperada, para algunos) muerte del dictador Pinochet; es el tema del día, nadie lo duda. Así lo han entendido también todos los partidos del espectro político pero el partido del Gobierno ha ido más allá y dado un golpe de efecto bastante poco afortunado.

La muerte del tirano a nadie entristece y, por ello, el PSOE ha querido aprovechar el tirón de la impopularidad del chileno para apuntarse un tanto. El oportuno encestador ha sido, una vez más, el amo de la floritura retórica, el Presidente del talante, Zapatero I el pacificador.

Como grotesca y oportunista podríamos calificar la reunión de esta mañana en Ferraz de Rodríguez Zapatero con la hija del acorralado Allende. ¿Precisamente hoy?

1 comentario:

Macorina dijo...

Siempre hay que partir de la base de que todo lo que hacen los partidos políticos es oportunista y está muy medido para obtener réditos electorales.
De todas formas, da gusto escuchar a gente como Isabel Allende en vez de a Pepiño Blanco y sus "concetos". Ella tiene bastante más que decir que él.