23 noviembre 2006

La casilla


Parecía que esta iba ser una buena semana para Esperanza Aguirre, principalmente por la presentación de su biografia autorizada (quién lo iba a decir). Sin embargo, nada más lejos de la realidad; puede que la Presidenta de la Comunidad de Madrid la considere la semana horribilis de su legislatura. El libro de marras le ha costado un nuevo enfado con el Faraón del Reino, el Albert Speer de Chamberí, después de las lindezas que a éste le dedica. La biografía ha puesto además de manifiesto que a la señora Aguirre no le da el sueldo, llega con dificultades a fin de mes.

A pesar de ser el portero del club de fútbol más poderoso de España, algo parecido le debe pasar a Iker Casillas, quien ha tenido que recurrir a un vivienda de protección oficial. El guardameta asegura que él no sabía nada, que le han engañado. Pobre chaval. ¿Por qué debería darse cuenta él de que una vivienda es protegida? Sólo cuestan un 40-50% menos de lo normal.

Vergüenza

2 comentarios:

ayla dijo...

Que la Aguirre es una pija no es nada nuevo y a mí plin que sus 8.400 euros mensuales se le acaben el día 3. Pero ya ha rectificado (qué deferencia con la clase baja) y este mes ha saneado cuentas o herencias.

Que Casillas haya pagado el doble de lo que valía el chalé protegido sin darse cuenta del timo es muy factible: él sí que llega al fin de los días con su sueldo. ¿Pero hay chalés protegidos?

El otro J.C dijo...

Aguirre no llega a fin de mes... a pesar de llevarse bajo manga comisiones y sobresueldos del tipo "vendo-una-vivienda-de-protección-oficial-a-un-jugador-del-Madrid-para-que-me-la-pague-a-precio-un-poco-más-bajo-que-el-precio-real-de-mercado-y-todos-contentos". No sé yo si creerte, Espe. Habrá que esperar a leer la biografia autorizada del de Móstoles para descubrir toda la verdad.